Control de plagas en urbanizaciones y comunidades

Control de plagas en urbanizaciones y comunidades

A menudo observamos problemas de plagas en urbanizaciones. Las zonas ajardinadas son sitios idóneos para que insectos y roedores proliferen. Aquí encuentran acceso a cobijo, agua y alimento con mucha facilidad. Conviene por tanto llevar a cabo una vigilancia periódica para detectar de forma precoz cualquier surgimiento de organismos nocivos y poder adoptar las correspondientes medidas para su control.

Vigilancia preventiva

Aunque no es obligatorio llevar a cabo un control de plagas preventivo, en el caso de las urbanizaciones es muy aconsejable. Las plagas son uno de los problemas más molestos y desagradables que pueden surgir en una comunidad de vecinos. Si no se controla al principio, la plaga puede invadir el interior de las viviendas, con los consecuentes problemas y molestias que esto ocasiona.
En las comunidades y urbanizaciones, es importante adoptar un plan de control conjunto para toda la comunidad si se quiere erradicar la plaga. Es frecuente la presencia de ratones en cuartos técnicos, de ratas en garajes, de hormigas en jardines y de cucarachas en arquetas y pozos colectores.

 

Soluciones a medida

Para llevar a cabo un control adecuado de las instalaciones pueden plantearse los contratos de mantenimiento para la vigilancia de las zonas comunes. Dicho control es esencial para reducir el riesgo de aparición de plagas en el interior de las viviendas. En Control de Plagas Fuentes disponemos de una amplia gama de servicios que aportarán la solución para cada tipo de plaga , así como programas de prevención y mantenimiento hechos a la medida de cada colectivo.