¿Hay una plaga de araña violinista en la Comunidad Valenciana?

¿Hay una plaga de araña violinista en la Comunidad Valenciana?

Hace pocos días saltaron las alarmas. Un supuesto repunte en el número de picaduras de arácnidos en la provincia de Alicante generó el rumor de que había una plaga de araña violinista en la Comunidad Valenciana. La Conselleria de Sanidad, sin embargo, lo ha desmentido. Se trataría de un bulo, ya que el Departamento de Salud no tiene constancia de ello. Pese a todo, el riesgo existe: conozcamos mejor esta especie y los problemas que una plaga de este tipo podría comportar.

¿Cómo es la araña violinista o de rincón?

Perteneciente al género Loxosceles, este arácnido lleva décadas en España, pero no muestra un comportamiento especialmente agresivo. Se puede identificar por su aspecto peludo, con una mancha oscura con forma de violín en el cefalotórax. Suele tener un color café o marrón más rojizo.

Sus patas son largas y finas, con una cola alargada. Tiene costumbres más bien nocturnas y aparece escondida en zonas oscuras, como grietas, debajo de piedras o, fuera del ámbito silvestre, en los rincones de algunos armarios de las casas.

Entonces, ¿por qué preocupa tanto su picadura?

El veneno de la araña violinista puede causar heridas necróticas en los humanos, si consigue atravesar la piel. La toxicidad de esta sustancia y los parásitos que puede transmitir son lo que hace que la herida empeore.

Sin embargo, los especímenes encontrados en el arco mediterráneo no suelen provocar este tipo de incidentes. Y es que, en realidad, hay que diferenciar entre dos tipos de Loxosceles: las rufescens, que habitan en la zona mediterránea, y las laeta, más comunes en Sudamérica y más peligrosas para la salud pública, según coinciden los expertos en plagas.

Aunque es extraño encontrar a estas últimas en nuestro país,  sí hay documentados algunos casos. Por ejemploen 2017 en Madrid. Aunque a día de hoy no existan motivos para una alarma social, lo cierto es que las autoridades y expertos en el control de plagas sí estén alerta sobre el posible avance de esta especie invasora que ha podido llegar hasta nuestras tierras a causa de la globalización y los viajes.