Aunque no las veamos, también hay plagas en invierno

Aunque no las veamos, también hay plagas en invierno

Muchos creen que, con el frío, las plagas que nos hicieron la vida imposible durante el verano van a darnos una pequeña tregua. Lamentablemente estos pequeños diablillos siempre están ahí. El frío causa que todo tipo de bichos busquen refugio en los rincones calientes de nuestros hogares y oficinas. Por ello, es indispensable el control de plagas en invierno tanto como en verano.

Plagas en invierno ¿Lo soluciono yo o llamo al especialista?

El primer impulso es intentar arreglarlo por nuestra cuenta. Sin embargo, probar con remedios caseros o salir disparados a comprar un pesticida sin saber bien sus efectos será contraproducente. Una infestación de termitas mal solucionada puede terminar en graves daños estructurales. Del mismo modo, un uso poco cuidadoso de productos tóxicos puede terminar en envenenamientos. Es por eso que siempre hay que acudir a profesionales. Y es que lo barato, a veces, puede costar muy caro.

En invierno mejor protegerse, y no solo del frío…

Las plagas más habituales en invierno son aquellas que más sufren las condiciones meteorológicas. Entre las más comunes encontramos:

  • Las termitas. A diferencia de otros insectos, estas devoradoras de madera se mantienen activas durante todo el año. Los interiores de los edificios suelen brindar unas condiciones óptimas para su supervivencia. Tanto muebles como estructuras de madera están permanentemente en peligro de ser atacados. Además, al ser silenciosas son muy difíciles de detectar.
  • Chinhes. Es una plaga que se consideraba casi extinta. Sin embargo, en los últimos años ha habido un repunte de casos. Estos animales son capaces de adaptarse a cualquier temperatura, pero privilegian el calor que les brindan los colchones, las mesitas de noche o los sofás.
  • Ratas. Al ser animales de sangre caliente, es normal que busquen escapar del frío exterior. Dentro de nuestro hogar seguramente buscaran esconderse en sótanos o áticos. Su presencia puede ser un serio agente de contaminación de alimentos. Además, estos animales provocan todo tipo de problemas en las casas.
  • Arañas. Más allá del repelús que generan, gran parte de las arañas que se encuentran en los hogares no son peligrosas para el ser humano. Sin embargo, durante los meses más fríos en los que buscan refugiarse en nuestras paredes, pueden volverse una presencia bastante molesta.

Como ves, las plagas pueden atacar en cualquier momento. Por tanto, no hay que descuidarse. Ni siquiera en invierno. Y recuerda: si detectas su presencia la solución más adecuada siempre será contactar con profesionales del control de plagas que te aseguren librarte de estos indeseables visitantes de la manera más efectiva.